Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 26 de septiembre de 2016

Cerrado por derribo

¡HOLA BLOGUEROS!

ME HE CAMBIADO DE BLOG, ESTE LO DEJO SIN USO. EL NUEVO "HÁLITO DE AURA" ES ESTE: https://halitodeaurablog.wordpress.com/ 

NOS SEGUIMOS VIENDO POR LAS REDES.


UN BESO,
AURA CANO

domingo, 4 de septiembre de 2016

Derrumbe

Yo quise ser abrigo,
perdiz, beso, milagro,
pájaro, moraleja, pan de luna...
pero sólo fui miedo.

Katy Parra



Cuando me miro a un espejo,
empiezo a distorsionarme:
mis pies, mi rostro, mis manos, mi cuerpo...
Me descubro como un simple reflejo,
un engaño de mi ego soy.
Somos meras creaciones artificiales,
modificaciones de la esencia primogénita.
¿Cómo no arrancarme los pelos ante 
tal deformación de la realidad?
¿Cómo no aumentar esta locura de psiquiátrico
al descubrir un engaño, un espejismo?
Ahora te entiendo, querida Katy,
ahora te entiendo. Pronto nos encerrarán
porque nuestra cuerda se va rompiendo,
cada vez más y más y más,
hasta que nos caigamos por un precipicio,
un precipicio que no tiene final
y que se vislumbra oscuro y muy muy hondo.

Sueño con transformarme en gata,
una gata etérea y volátil,
y saltar por los tejados
y escalar paredes con enredaderas.
Ya basta de esconder las uñas,
quiero ser huraña y arañar al mundo,
quiero rebelarme, quiero protestar,
quiero sublevarme, quiero protegerme,
quiero cazar a los pájaros que me sobrevuelan
en esta vida tan cochambrosa.

Se avecina el derrumbe de las casas
y nos tragará la suciedad muy adentro,
hasta el abismo de la nada.
El miedo convive con nosotros,
una incertidumbre profunda, bien lo sabes Katy,
gracias a ti por advertirlo, por tus versos.

Tú y yo somos cómplices de este trapo pisoteado,
nos encontraremos alguna vez en las huellas 
de un camino difuminado, allí, al fondo.
Sí, somos tú y yo, acompañadas de poesía.


martes, 9 de febrero de 2016

Lo contrario transparente

Abrazo a la soledad
y a la noche oscura
y a los vasos dionisíacos
que se desperdigan
como ebrios mareados.

Abrazo a la compañía
y al café de media tarde
y a las cortinas abiertas 
de casas ajenas que
enfrascada observo para
curiosear un rato.

Me abruma el silencio,
la tranquilidad, el secreto.
Pero también busco
la aceptabilidad, la masa,
lo social, la verdad.

Resulto complicada,
paradójica, bochornosa,
estridente y tímida.
Me atrae la humildad
atractiva y la garra
conquistadora de
corazones.

Tiendo a hallarme
solitaria para encontrarme
a mí misma.
Tiendo a resultar enigmática
o, simplemente, llana y vulgar.
Como mejor consideres.
Parezco lo que no soy,
pero soy lo que soy:
transparente.

Puedes hablarme y escucharme,
puedo escucharte y hablarte.
O podemos escuchar el ruido
frenético de las calles.
O podemos escuchar el ruido
sordo de los campos.
O podemos escuchar el ruido
de las olas al romper.
O podemos escuchar el ruido
del tiempo que no cesa.
O podemos abrazarnos
a la vida y descubrir
su lado más
opuesto.










lunes, 2 de noviembre de 2015

Que el viento te arrastre

Que tu piel de escamas no recorra
mi cuerpo en esta tarde de nubes
de algodón de azúcar.

¿Para qué sentir entre almohadas
los hirientes y afilados alambres
que forjan el colchón?

Deja de sacarme defectos,
no propago maldad alguna,
solo quiero amarte.

Deja de encadenarte 
y de rendir pleitos
a la enfermedad.

Déjate llevar por el viento
y arrástrate con lo que arrastra,
pues es el alma que da vida
a todas las cosas.




lunes, 26 de octubre de 2015

Yo

En las aberturas de mi infancia
merodeo frecuentemente
como si un regreso al pasado
fuese el mejor futuro que espero.

Todavía oigo los pájaros trinar
en cielos escampados 
y de azul brillante
y observo con ojos de búho 
a los aviones de noche,
tan nítidos, tan cristalinos;
y a las estrellas como si fuera
una presocrática romántica
alucinada de tal mundo que habito.

También huelo las malvas flores,
los gladiadores gladiolos
cultivados por mi padre a la 
intemperie y los claveles
que rezuman rojo cortante 
y que se encuentran tan lejos
de lo que un día fui.

Y en mi boca indigesta
de alimentos me consumo
mientras que en mi lengua
fabrico palabras.
Pues se me olvida comer
cuando me pongo a reflexionar
sobre los milagros de la vida.

Soy creyente de mi contexto,
atea de cualquier religión.
Vivo mi realidad y la de muchos.
Siento las injusticias,
siento un dolor profundo,
siento que siento distinto,
siento que debo materializar esto,
siento todo lo que he causado
y todo lo que causaré en mi existencia.
Siento que me fundiré con el aire
alguna vez y que desapareceré incorpórea 
en otra imaginación diferente.
Siento que canto epopeya,
planto y comedia.
Siento que mi alma es atemporal.
Siento que siempre seré niña.
Siento que reiré aunque llore
y lloraré aunque ría y confieso
que siempre me fascinaré
por lo primario que hace 
funcionar a este planeta.
Siento no haber podido 
entrevistar a los dinosaurios.
Siento que mi yo es solo
una mera construcción,
siento que mi yo es una 
invención literaria de mí 
misma que seguiré relatando
como un cuento trágico de hadas.







miércoles, 29 de julio de 2015

Esta noche

Esta noche voy a serpentear entre las sábanas.
Voy a dejar rastro, hendiduras en el colchón.
Seré una habitante de Marte,
un ente imaginario de tu entendimiento.
Esta noche voy a ser serpiente.
Voy a beber veneno,
voy a vestirme de seda y
voy a encender las estrellas
con música de cascabel.

Esta noche voy a ser irreconocible,
voy a ser lo más confuso 
que haya existido en tu vida.
Voy a ser fugaz:
como el verano.
Voy a ser la sed
que te despierta en el calor y 
ansioso me pedirás
que te refresque.

Esta noche voy a ser mala.
Quiero ser mala, pero no puedo.
Por eso me disfrazo
de marciana, de serpiente, de pesadillas...
Esta noche quiero ser lo que nunca seré.
Esta noche quiero ser mala
o puede que solo busque tu ligera atención.





lunes, 11 de mayo de 2015

Esperando el parto

La inspiración se te agota, buen poeta,
cuando el cerebro se te empieza a disminuir
como el de las embarazadas.
Es mi tiempo de decadencia,
no me acuerdo si lo presenté ante notario o no,
pero ha sido una caída sin retroceso,
en picado y a lo loco.
Noto que mis neuronas están exiliándose
por la circunspección de mi impasibilidad
y mi falta de motivación por lo adusto del mundo.
Puedo reírme a carcajadas de lo absurdo.
Sí, eso sí lo he aprendido a gesticular muy bien.
Me río a cada instante, es todo tan absurdo,
tan poco racional: hay tanta incoherencia que
tendríamos que solicitar a miles de cohesiones.
Tanto textual como oral casi todo es ilógico
y se encuentran miles de oxímoron.
Lo más gracioso es que al final acabas
aferrándote en el absurdo, en esta maldita
soledad individualista que nos aísla,
y que nos está deshumanizando
y que fabrica, diariamente,
robots llamados personas.
Solo espero esperanzadamente
que la disminución de mi cerebro
sea por causa de embarazo
y logre, al fin, engendrar.