Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 2 de noviembre de 2015

Que el viento te arrastre

Que tu piel de escamas no recorra
mi cuerpo en esta tarde de nubes
de algodón de azúcar.

¿Para qué sentir entre almohadas
los hirientes y afilados alambres
que forjan el colchón?

Deja de sacarme defectos,
no propago maldad alguna,
solo quiero amarte.

Deja de encadenarte 
y de rendir pleitos
a la enfermedad.

Déjate llevar por el viento
y arrástrate con lo que arrastra,
pues es el alma que da vida
a todas las cosas.




2 comentarios:

joseAntonio Bejarano dijo...

Elemental: escribir este poema en una tarde de lluvia tras los cristales. Supongamos que es una tarde de Día de Difuntos. Ni Becquer lo tendría mejor...

Anónimo dijo...

Deja de sacarme defectos...
no propago maldad alguna...
Deja de hablar entre susurros..
no te escondas en la oscuridad
Deja de contar mis secretos
no me humilles mas.
shhh